martes, 8 de abril de 2014

El diseño inteligente ¡vaya timo! (Crítica)



Desde pequeño me ha encantado mirar al cielo nocturno, soñar y dejar volar la imaginación pensando en lo que allí arriba habría. Ante esta sensación mucha gente queda abrumada, de ese miedo nacen muchas ideas que probablemente antaño derivasen en creencias, en otros cosas ese miedo se convierte en curiosidad y lleva a la humanidad a ir más allá de lo conocido, más allá de nuestro continente, más allá de nuestro planeta...y más allá de nuestro sistema solar.

Madurar no consiste en matar la imaginación y la capacidad de soñar; madurar consiste en saber sujetar la imaginación con las riendas del escepticismo.

Estamos ante uno de estos libros que se leen muy rápido, tanto por ser cortito como por lo agradable de su estructura.  El trato del diseño inteligente, es sobretodo a nivel de astrofísica y/o cosmología lo cual a mi me ha encantado, especialmente por ser un tema sobre el que tengo un conocimiento muy superficial. Tenía miedo que el texto estuviese demasiado cargado de biología. (ojos, flagelo, etc...)

El libro encantará a toda persona escéptica que necesite o desee tener conocimientos y argumentos en temas del espacio, el universo, las galaxias y el papel que un ser todo poderoso puede ocupar en la ecuación. Pero no es únicamente pensamiento escéptico, es también un libro cargado de conocimientos astrofísicos, pero no complejos y llenos de ecuaciones... más bien al nivel de cualquier persona con un mínimo de conocimiento científico o interés en la ciencia.
¡Que no os asuste no saber astrofísica!, luego de leer este libro sabréis el mínimo de ella que toda persona debería conocer.

Más allá del argumento y los conocimientos que se pueden conseguir, la estructura es también muy agradable.  Enlaza y va llevándote de la mano con un tono filosófico muy bonito mientras te carga de los suficientes conocimientos para afrontar el siguiente capítulo, todo esto casi sin que te des cuenta.

Conclusión. Libro agradable, ligero pero a la vez profundo. Muy recomendable si deseas adquirir conocimientos del universo sin tener que tragar complejos libros.

Y al leerlo, incluye unas riendas para tu imaginación...

twitter del autor: @Hominidos
Amazon libro.
Editorial libro.

Cajón de "críticas"

martes, 1 de abril de 2014

Héroes y Villanos españoles olvidados por la historia (crítica)


En un país dónde los héroes, para una gran parte de la población, suelen ser gente muy actual que sale en la tele, viene muy bien un libro como este. Incluso el aficionado a la historia se sorprenderá de lo que puede encontrar en él.

Decía de los héroes, pues aunque suene a tópico atacar al deporte o a la música de masas... no es menos cierto que el héroe de una gran parte de los españoles es quien metió el último gol en el mundial, o quien desde otro país nos vende sus discos haciéndose pasar por cercano a nosotros.  Y si, no hay nada de malo en ello, es perfectamente comprensible. Lo que no es comprensible es que no seamos consciente de lo que muchos embajadores españoles hicieron durante la Segunda Guerra Mundial por los Judios, o que fue un español quien desenterró Ponpeya. Incluso que uno de los que inició la construcción de la Casa Blanca fue un navarro.

Y quizás todas estas cosas no sea mucho más importantes que meter un gol en un mundial, pero desde luego merecen ser contadas y conocidas.  El valor y las ganas que los protagonistas de las historias pusieron en sus aventuras y desventuras os aseguro que merecen, y mucho, que se les dedique tiempo.

El libro se divide en pequeñas historias que nos cuentan cómo y qué hicieron estos personajes históricos desconocidos, además nos ofrece una cantidad de fuentes genial para profundizar y comprobar en ellas.

Si tuviese que quedarme con algunas historias, serían las de Los 'Schindler' españoles y la colonización de la Alta California. Pero tampoco deja de tener interés todas las relacionadas con Sudamérica y su conquista.

Resumiendo. El libro se lee rápido pues está escrito amenamente,  es muy interesante y está lleno de fuentes para ampliar. Muy recomendable.

Link a amazon:

Heroes Y Villanos. Españoles Olvidados Por La Historia

Link al twitter del autor: @planetasapiens 

lunes, 23 de diciembre de 2013

La encarnación y Regina



 Hoy mientras caminaba por el centro de Sevilla, me he dado cuenta lo pronto que puedes olvidarte de lo bonita que es esta ciudad. La vida diaria aburrida y gris recorriendo el carril bici una y otra vez, día tras día hace que la experiencia sea algo más amarga.

Hay dos cosas que siempre me han gustado respecto al tiempo y las estructuras humanas. Lo antiguo y lo moderno junto. Por eso creo que me gusta tanto Japón y su facilidad para fundir el mundo más tecnológico con la milenaria esencia del Japón antiguo. Y por eso también supongo que me gusta tanto el ciberpunk
De todas formas, realmente algo no tiene que ser milenario para tener esa "esencia" que tanto me gusta, cualquier edificio que fuese esplendor y belleza en mi infancia y que hoy día sea un lugar abandonado, es capaz de captar esa esencia de la que hablo.


La calle Regina fue hace unos 50 años un importante punto económico y comercial de Sevilla. La entrada a la calle Feria estaba plagada de comercios de todo tipo, y los cosarios de todos los pueblos de la vega del Guadalquivir pasaban por allí para abastecer a sus poblados.

No llegué a vivir ese máximo económico y comercial de cosarios y tiendas desde Regina a la Macarena, pero si pude disfrutar del fin de aquella época durante mi infancia a finales de los 80 y principios de los 90.

Como decía hoy paseando decidí pararme frente a la Calle Regina y cerrar los ojos para permitir a mi mente abrir todos los diques de contención de recuerdos, todas las exclusas, puertas presurizadas y archivos ocultos.

Eran finales de los 80 y yo iba con mi madre, mi tita y mi abuela a la tienda de La Castellana. Allí vendían ropa, un mostrador exterior para el público y uno interior, quizás para mayoristas. Tras el mostrador interior un patio, luz azul del anochecer y altas estanterías, mostradores a los que no llegaba ni de puntillas. Espejos y probadores, hilo, botones y ropas llamativas. Ahora son los noventa, principios, no sabría decir qué año. Voy con mi madre y mi hermano a una tienda justo al lado, se llama creo recordar "Bogar" y se dedica únicamente a la venta de vaqueros, pegatinas de Levis por todas partes, techos de espejos y música noventera.

Son finales de los 90, y estoy con mi madre comprando comida en la plaza de abastos de la encarnación, puedo oler las aceitunas y la carne; y ver el sol entrando a través de las altas ventanas en el techo provisional, puedo escuchar aún el bullicio de la gente.

Son principios de los 2000 y voy con mis amigos hacía la plaza del Duque, los autobuses de Tussan aparcan en lo que hoy día son las Setas. Siguen siendo los 2000 voy hacía la alameda o hacía el Río, "a salir". Son mediados de los 2000 subo a la casa okupa, que ocupa el edificio donde antaño estuvo La Castellana, en la azotea se celebran fiestas bajo las estrellas, mi corazón andaba roto.

Son los años diez, ha comenzado la construcción de las Setas, y el mercado de abastos comienza a ser cerrado, ya no quedan tiendas apenas. Me dirijo al centro, a la cervecería internacional.
Es Hoy, la mayoría de las tiendas de zapatos, ropa y decoración de regina han sustituidas por comercios "alternativos" de arte y movimientos ecologistas, la plaza de abastos es un aparcamiento, la casa okupa está tapiada, Bogar es una tienda de Chinos y lo que fueron ruinas romanas, luego un mercado y posteriormente un parking de autobuses, es hoy día el monumento más moderno y famoso de Sevilla, Las Setas.   Estoy aquí, bajo ellas…casi en el mismo punto que estuve desde hace más de 20 años, yo no soy el mismo la zona no es la misma pero yo la recuerdo como ella me recuerda a mí. La llevo en mi mente y la añoro, como a casi todo y lo malo es que ese "todo" cada día es más grande.




 Versión resumida, omitiendo nombres e historias que vieron esas calles pasar y compartieron conmigo. Llueve.



jueves, 12 de diciembre de 2013

Sine ratione



 Me leo a mi mismo incapaz de escribir nada.
Me leo como el viejo ciclista que mira una y otra vez viejos VHS de sus vueltas a España.

No me consuela, "-¿Y qué le vamos a hacer?"

Nada, supongo.  No hay nada que hacer, es como si fuese en una especie de submarino estropeado que se hunde poco a poco en el fondo del océano. Paso el día apretando puertas y escotillas, soldando y poniendo paños en las grietas. A ratos trato de recordar como era el Sol. Pero es así la presión siempre vence y el agua termina entrando. Y me consuelo pensando que ahora hay menos presión que mañana. Que mañana será peor…pero que hoy no es tan malo.  

Lágrimas en mis ojos, o no, es agua que salpica de otra válvula que acaba de explotar. Puedo cerrarla y soldarla, es importante mantener esto a flote.

"-Pensé que se hundía"

Es importante mantener esto a flote.

"-Me ignoras"

Es importante, mantenerlo a flote. Si no flotase, ni tan siquiera tendría sentido seguir luchando.

"-Entiendo, el autoengaño es tu bastón, haces bien. En realidad nadie sabe si esto sube o baja. Las corrientes son caprichosas"


Es noviembre de 2007, suena Sigur Rós-Untitled 4 ('Njósnavélin'), y yo aún creo que puedo reparar este submarino…. Nihil est sine ratione, Nihil est sine ratione, Nihil est sine ratione, Nihil est sine ratione, Nihil est sine ratione. Es lo que ha tallado con sus manos y un viejo destornillador en todas las paredes del submarino.

miércoles, 16 de octubre de 2013

¿Qué ven los astronautas cuando cierran los ojos? (Crítica)


  Una vez alguien me dijo que a las personas nos encanta escuchar historias, es algo que arrastramos desde que hace muchos miles de años, nuestros antepasados se sentaban alrededor del fuego a escuchar las aventuras y fantasías que hacían quizás menos oscura la noche...

   El libro del que os voy a hablar se titula: "¿Qué ven los astronautas cuando cierran los ojos? Diez años de Fogonazos. Historias de bombas, astronautas y cerebros " su autor es @aberron propietario del blog Fogonazos.

 Se trata de un libro compuesto de muchas historias, pero no historias corrientes, tampoco historias extremadamente fantásticas o fantasiosas. Son historias que podrían pasar desapercibidas, historias que han quedado ocultas y como si del fuego de aquellos tiempos de antaño se tratase, al ir descubriéndolas nos olvidaremos de lo que nos rodea.
 No voy a hablar de ningún argumento o historia concreta, pues el único nexo común entre ellas es la capacidad de asombrarnos, no veo este libro como un compendio de curiosidades ni como una historia con "nudo y desenlace", este libro es otra cosa, no hay pretensiones ni objetivos, sólo la belleza de asombrarse y descubrir historias que luego sentirás que todo el mundo debería conocer. Es la simple belleza de descubrir, perfecta para gente con prisa, para gente curiosa... 
  Me habría gustado, personalmente, encontrar algún tipo de "nexo" o "unión"entre ellas. Por supuesto no un hilo argumental, pero si alguna señal que me guiase entre capítulos, algo que le diese cohesión, pero no demasiada para seguir permitiendo la gran "biodiversidad" de historias. Supongo que pido algo muy complicado... unir historias sin que dejen de ser independientes.

 En cualquier caso, el libro es un must read para curiosos.

...Lo que separa a aquellos humanos que escuchaban historias bajo las estrellas junto al fuego, y a ese astronauta que mira nuestro planeta suspendido en órbita gracias al fuego de un cohete, sólo es curiosidad, sólo es un fogonazo.




martes, 24 de septiembre de 2013

Versus ayer, versus mañana, versus hoy.


Versus: "hacia", "en dirección a..." Una palabra destruida por el mal uso realizado por los ingleses, ha pasado de su antiguo significado a uno nuevo que viene a ser el de "contra", "frente a"...

Pero vamos a unir las dos cosas, vamos a tomar lo mejor de lo nuevo y lo viejo.

Vamos a ir a por ellos, hacia nuestros problemas, vamos a enfrentarnos contra ellos. Frente a frente, que el versus sea una flecha, una dirección de movimiento que nos lleve a enfrentarnos a nuestros adversarios. Que el versus no sea sólo una palabra de enfrentamiento vacío, que lleve intrínseca la idea de avanzar y mejorar.

Versus nuestros problemas y miedos....

versus (vs) or (v.)towardsLiterally "in the direction". Mistakenly used in English as "against" (probably from "adversus"), particularly to denote two opposing parties, such as in a legal dispute or a sports match.

versus.
(Del ingl. versus, y este del lat. versus 'hacia').
1. prep. Frente a, contra. Occidente versus Oriente.