martes, 30 de noviembre de 2010

Y me sangra la nariz...pero yo siempre me levanto


Tengo un par de entradas, pendientes. Una sobre TDAH y otra sobre música. Tengo el pensamiento de seguir acumulando responsabilidades, esas que durante tantos años me han asustado. tengo que leer lo que se me acumula de vuestros blogs. Tengo que sacarte de mi cabeza, o tenerte al completo. Tengo en definitiva que seguir aprendiendo a manejar eso tan difícil de definir, eso que nadie controla...el tiempo.

Tened paciencia por mi... a veces ni me doy cuenta. Soy así en toda mi imperfección.

Podéis saltar este párrafo que sigue e ir directamente al vídeo

Tengo tu sonrisa y tu mirada entre mis neuronas atrapada,
fantaseo con olvidarte, lo deseo. Me digo "venga ignórala" Pero me giro, te veo en tu mundo con la mirada perdida, y se me olvida olvidarte. Me viene una sonrisa estúpida de esas que hacia mucho que no tenía...de esas que nunca me han llevado a nada. Casi sin darme cuenta termino buscando estar cerca, rozar tu codo, rozar tu mirada, hacerte sonreír. Soy consciente de lo que puede y no puede ser, de lo que parece que quieres, y de lo que no sabes si quieres. Lo se, desde que te dije que quería besarte, has retirado algo de ti y lo entiendo. Pero sigues ahí...y eso no lo entiendo tanto. Por eso me he propuesto sacarte de mis entrañas y de mis sueños sin montar un espectáculo, sin que nadie se de cuenta. Sólo me he permitido un pequeño capricho, compartir unos minutos mientras nadie se da cuenta, rodeados, escuchando la misma canción flotando en el mar de silencio y folios. Coquetear sin que te percates con una palabra que para mi es todo un misterio: "Nosotros"

Pero la canción termina, y volvemos a : " No existir "




Mientras vuelvo, vuelvo a tener tiempo, y recupero fuerzas. Os quiero dejar este vídeo, con su pequeño texto, que no se de quién es... El vídeo tiene subtítulos, si podéis mejor verlo en HD por youtube.


Afirman que es el sonido que mejor se ajusta a su música; una de las cosas más curiosas de cantar en hopelandic o vonlenska, cuenta Georg, es que en los conciertos vemos gente cantando las canciones. Siempre nos preguntamos qué estarán cantando, si no saben lo que estamos diciendo Es una prueba más de que lo verdaderamente importante no son las letras, sino la melodía.

El grupo siempre ha defendido su elección de grabar ( ) sin letras: la gente entiende la música mejor que las palabras. Quizá sea como un experimento; sin palabras, el oyente debe experimentar la música por sí mismo. El libreto consiste en ocho hojas en blanco para que sean los oyentes quienes escriban las letras que la música les sugiera. Según Jónsi es una especie de experiencia humana. El oyente compra el disco incompleto, y tiene que acabarlo él mismo. No es un cantante contando historias, es como una banda sonora para la vida de cada uno. Así resulta más personal.


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Corteza cerebral vs amígdala cerebral.



The Sky calls to us...

Lo voy a contar de forma que no entiendas una mierda. Lo voy a expresar de alegóricas maneras. Te obligaré a perder 10 minutos, aunque no compense los cientos de horas que he perdido yo. A urgir de wiki y google. Y es que tengo esa capacidad de hacer denso lo simple, de hacer que el rayo de luz se vea refractado por el cambio de medio. Densidades mefistofélicas cual cubata de cemento. Pero es cosa de tropismos, taxis y nastias. Quizás traumatonastias oníricas, quizás quimiotaxis maquinal hacía la inapelable destrucción por muerte osmótica. Salida del recurso, llamado "golden dream" por los canales dependientes de certidumbre. Una infección parasitaria Una anaplasmosis rickettsial sobre todo el epitelio cardiaco, una analogía de la anarquía. Anaplasia en mis células de la amigdala, el circuito del miedo, aneuploidias, que caminan a metástasis de los sentiVientos. Olvida tu desasosiego. Taxonómicamente hablando, el empirismo nos dice que no es cierto. Que pierdo, por pura entropía. Por temor a la entalpía, Pero estas letras están vivas, se arrastran y portan toxinas. Claro está puedes matarlas para hacerles la autopsia_para leer entre líneas_ ergo entender lo que digo, pero lo que digo ni lo imaginas, y sospecho que todas tus capacidades son reduccionistas, mal uso del holismo que no te aclarará nada. Así que me limitaré a invernar mis entrañas, que no a hibernar mis ideas.

Admito mi torpeza en según que asuntos, consecuencia de mi propia neurodiversidad, consecuencia de mi propia inexperiencia. Sin embargo, mi predisposición para aprender es más intensa que en la mayoría de los casos. No es una simple analogía anatómica de la anarquía. Ni un análisis anacrónico de anagramas para un mañana, donde juegas con las sábanas, Es un juego inútil. Me refiero a invernar o hibernar entrañas. Se puede disimular, ignorar un rato. Pero al final el ciclo de Wilson de los sentiVientos actúa, y el magma desplazado por fuerzas convectivas destroza tus entrañas cual continente que se parte en dos. EL océano entra y separa dos tierras. Se forma un frío y profundo océano, monótono, inmenso y oscuro. Bajo el cual subyace una terrible ardiente y activa dorsal oceánica. Que escupe magma, magma que casi nadie es capaz de ver, pero magma que sigue inundando tus entrañas mientras las placas oceánicas subducen bajo el talud continental.



viernes, 19 de noviembre de 2010

Fin del año fiscal



La gente, sobre todo en occidente, suele hacer cuentas el día 31 de diciembre. En mi caso esas cuentas se hacen el 18 de noviembre. ¿Razón? Una aleatoria, en este caso mi cumpleaños.

Es una situación extraña, siento un amor-odio por ser protagonista, una vergüenza inicial que termina convirtiendose en ansias de más y más protagonismo. No sólo en el caso de cumpleaños, me ocurre en casi cualquier situación.

Y bueno, el saldo lo escribo más para mi que para vosotros. Esta es una especie de nota-recordatoria pública. Lo necesito para sentir que he avanzado desde el año pasado o los anteriores...

Este año voy a "enumerar" mis pequeños avances, o al menos lo que me vengan a la cabeza.

Empezando por noviembre y diciembre del año pasado...
-Esfuerzo. Aunque de poco sirviese. No dejé ni un sólo trabajo por hacer en las asignaturas que tenía. Esfuerzo diario, algo que siempre pensé imposible en mi persona.

-Mi primera charla en público. Un seminario sobre protozoos. que de 15 minutos pasó a 45 minutos y terminó en aplausos.
-Primera cena de casi-navidad no familiar
-Varias asignaturas aprobadas en los exámenes de diciembre (y casi todas con migo cómo único alumno xD) !

marzo-Abril-mayo.
-Primera aventura fuera de España... en Gibraltar xD
-Ir al ciencia & blogs y conocer en persona a Copepodo, a Ondasolitaria y a Biotay
-Your hand in mine.. y quizás ni te distes cuenta, A. Pero desencadenaste la catástrofe entrecruzando tus dedos con los mío...

Junio-Julio-Agosto.
-Primera vez fuera de la Península...Bélgica. Un país que nunca podré olvidar

Septiembre-Octubre-Noviembre.
-Empezar a sacar el carnet del coche, por ahora llevo aprobado el teórico.
-Presentarme a delegado por primera vez en mi vida, ganando por un voto
-Presentarme a los exámenes para irme de erasmus, inglés aprobado. Alemán en proceso de reclamar
-Decirle a A que no quiero morir sin besarla, aunque no sirviese de mucho.
-Ir a Portugal por primera vez para un ejercicio "militar" de supervivencia. Y sobrevivir


Es en resumen, un coqueteo con la catástrofe. Hacer muchas de esas cosas que nunca me atreví a hacer. Dejar de hacer otras que no tenía sentido seguir haciendo. Y hacer otras para las que ya me estaba retrasando demasiado... Un esfuerzo tremendo por ponerme al día, por evitar esos arrepentimientos amargos que salen cuando "no has" hecho algo... Aún no estoy satisfecho, quedan demasiadas cosas atrasadas, y aún más en el tintero

A Mamimi, que me ha regalado la canción más increíble que había escuchado últimamente. Gracias.

A la Chica pelirroja, acordarse, hacerlo con discreción y como siempre con palabras tan especiales. Gracias.

A Tsuki, por buscarme en los libros, en los sueños y demás. Gracias.

A Carlogratto, por descubrirme, música (mucha !) , películas y literatura (dicas dicas !) Gracias.

A Copépodo, por su dedicatoria y los ánimos con mi blog y ánimos también para lanzarme a uno de mis retos..la botánica. Gracias

A Takeo, que el cabrón desencadenó que el resto de las gentes físicas se enterasen xD

Nombrar a la familia se me hace raro siendo un blog... aunque ahí están siempre.

Me habría gustado dar las gracias también a A y a María. Pero una pasó a mejor vida (nunca mejor dicho, y por ella me envidio, digo me alegro xD) Y la otra, bueno....


Para terminar esta entrada egocentrica y muy informativa....

Un vídeo: Este

Una foto: Esta

Una canción: Esta

Un instrumento web: Twitter

Un color: Naranja :D



Y Un año más este día fue patrocinado por mis queridas bacterias en este caso recalco el "mis" por que lo que veis es ni más ni menos que las bacterias de mi propia boca cultivadas en agar sangre, coloreadas con la tinción de Gram y vistas a 100x aumentos. Lo que viene a ser un besazo visto al microscopio para todos vosotros ;D

Ella se pintó los labios de safranina y cristal violeta; y me besó. Luego vinieron los cubatas de lugol.... Fijar al fuego, si señor ! #gram

domingo, 14 de noviembre de 2010

Georgia (8/4) - (4/4)




Georgia Siete.


Como fugaces recuerdos se acumulan las imagenes de toda la noche, difícil diferenciar cuantas ciertas y cuantas mal interpretadas.... Los oídos continuan chillando como bebes hambrientos, como hordas de grillos que perforan el cerebro, los ojos cansados y la mente agotada. No es en ningún caso un buen amanecer.
Las carpas parecían bastante menos imponentes con el tenue sol del amanecer. Sucias y rotas, el suelo cubierto de barro y basura. Los pocos que aún continuaban moviéndose, cuales zombies, se arrastraban sobre sus vidas con las caras pálidas y el alma sucia. Era un precio muy alto a pagar por tocar las estrellas...
Todo lo que sube tiene que bajar...y no duele una ostia menos por mucho que se la espere, pensó Raven.
La chica del cabello rojo había desaparecido y el sol poco a poco volvía a esconderse entre el cielo gris dejando el campamento Wahlund de nuevo en penumbra. Frente a él la ciudad negra miraba hacia arriba imponente cual espejo que reflejaba los cielos... era hora de buscar no una salida como antaño, era hora de buscar una entrada.
El cielo cerrado comenzó a caerse a trozos, las primeras gotas bajaban suicidas, haciendo que la geosmina brotase e inhundase el aire con ese típico olor a tierra mojada. Raven elevó la mirada permitiendo que las aún escasas gotas le golpearan suavemente la cara, pronto empezaron a aumentar su intensidad.
Mientras la lluvia le abrazaba él pensaba en voz alta:
-La gente suele odiar los cielos negros y las lluvias intensas, lo suelen llamar "mal tiempo". El agua que alimenta la vida, las nubes que protegen de los rayos solares, el frescor que ayuda a apreciar el calor, podría enamorarme fácilmente de este cielo, a diferencia de los cálidos y despejados cielos azules, desiertos visuales que dañan en intensidad luminosa y llenan la mente de monotonía, estas grises montañas están llenas de vida, de velocidad de fuerza... Lluvia, viento, truenos, formas metálicas en el firmamento...
Seguía hablando, sin darse cuenta del aspecto de loco que tenía, mientras varios habitantes de las carpas empezaron a centrar su atención en él. Algunos nunca habían mirado el cielo, irónico en gentes que pasan las noches volando, y las mañanas arrastrándose. Veían el cielo que asomaba por todos los agujeros de las lonas y sentían la lluvia que arrastraba el sudor y el polvo incrustado de sus caras.
Todas las ideas y los pensamientos, tan claros mientras caía, se iban difuminando poco a poco y junto con la lluvia eran arrastrados, pero esta vez había algo distinto. El miedo, no tenía la fuerza de hacerle dudar. Perdidos los pensamientos y olvidados los planes, quedaba la "sensación" Tenía que entrar, tenía que cambiar las cosas desde el núcleo de esa fortaleza negra.

-Vamos a entrar, dijo Raven en voz alta. Hay algo en nuestra naturaleza que nos llama, despiertos o dormidos nuestras elecciones nos han traído aquí. Pero tan cerca, el miedo nos aleja de estos muros, hay que cambiar la situación. Dijo lleno de rabia.
-El electrón nunca podrá caer sobre el núcleo, es más ¿cómo piensas atravesar un muro que no tiene puertas? dijo uno de los habitantes de la carpa.
- ¡ Se puede !, gritó otro de los habitantes. -Colisionando electrones contra el núcleo, obtendremos un neutrón y un neutrino, como en una estrella que está colapsando.
-Eso es una locura, él nada tiene que ver con electrones, además ¿cómo piensas darle la suficiente energía Respondió el anterior.
En pocos minutos los dormidos y casi comatosos habitantes de Wahlund comenzaron una acalorada discusión, los gritos, los gestos de complicados cálculos hechos en el aire, las palabras técnicas imposibles de entender para Raven... todo esto rozaba la locura. La lluvia que seguía incrementando su intensidad no calmaba las cosas, muy al contrario el ambiente se caldeaba por minutos. Cuando de pronto...
-Depende del observador. Dijo una voz calmada y segura con un curioso acento italiano. Raven pronto reconoció aquella figura elegante y trajeada bajo un paraguas negro desde el que observaba el caos. Era aquel señor de acento italiano, bigote y pelo canoso que se bajó del tren antes de la estación gris. Traía un traje negro que resaltaba totalmente entre tanto barro y suciedad, en el bolsillo superior portaba un pañuelo rojo que terminaba de romper con la estética que le rodeaba.
Una vez que el silencio se extendió por el lugar, y sólo el sonido de la lluvia dominaba la escena, el señor trajeado volvió a hablar:
-Es el observador quien determina la naturaleza de lo observado, sois ahora individuos que discuten, que giran en torno al problema que les tiene atrapados. Pero, ¿qué sois para el que observa desde lejos? Un fenómeno, una nube de energía. Un mero problema que giraba pasivamente hasta que Raven comenzó a mirar el cielo y os habló de él. ¿Qué efecto han tenido las palabras de Raven sobre vosotros? ¡ Activaros ! Aún no podéis escapar, pero tenéis la energía para subir un escalón, tenéis las ganas, empezáis a plantearos cosas .
Esta ciudad tras sus negros muros, no es más que una situación a vuestros ojos, su arquitectura, tan firme y fría no supone sino una ilusión de falsa seguridad. Su fortaleza atrae a las masas de mentes inseguras y perdidas, pero vuestra mentalidad os impide acercaros. Los propios muros os rechazan hasta que vuestra presencia logra un efecto de apantallamiento, bloqueando y creando la duda en los recién llegados. Girando y girando, sin entrar, sin salir.
Lejos de que la desilusión se extendiera, la voces volvieron a explotar, y más y más habitantes se unían, incluso algunos que parecían llevar toda la vida durmiendo empezaron a despertar, era evidente que algo iba a pasar, igual de evidente era la sonrisa de satisfacción el la cara del señor trajeado.

-Preguntaos, ¿Porqué no os dejan entrar? ¿Qué hay ahí dentro?
Las gentes de Wahlund explotaron en gritos y discusiones, pequeños grupos se iban formando entre ellos empezaban a verse aquellos que tenían espíritu de líderes, las aguas comenzaron a moverse, cada respuesta traía un número mayor de preguntas, y todas ellas parecían pasar por aquella ciudad. Ciudad a la que llevaban observando toda la vida a la que nunca habían entrado y de la que nunca se habían alejado.
-Energía Raven, la curiosidad es motor, fuente de energia, el odio, la frustración... en últimas es lo que determina esta situación, energía como la del fotón que activa al electrón haciéndole cambiar de orbital. Como el fotón de alta energía que consigue desestabilizar al núcleo. Música, una reacción en cadena..
Raven no entendía nada de lo que hablaba, ni tan siquiera comprendía la situación. Mientras tanto la ira se había extendido entre los habitantes de las carpas, de dóciles y enfermos, habían pasado a furiosos y agresivos. Eran una turba, pero lejos de usar palos y piedras, mostraban una organización totalmente alienante.
Reunidos en grupos, desarrollaban formulas sobre el barro mientras otros dibujaban detallados planos. Construían armas de asedio sobre la marcha, aplicaban los datos físicos más teóricos a los arietes y catapultas. Gentes que antaño formulaban sustancias para volar ahora estaban absortos en la síntesis de productos corrosivos e inflamables. Las carpas pasaron de mohosas tiendas de campaña a salas de mando de lo que parecía una futura guerra.

El jardín de los gruñidos, ahora si que es un nombre apropiado... Pensó Raven.
Mientras la lluvia seguía empapando el paisaje, el personaje trajeado continuaba sonriendo bajo su paraguas negro, pletórico y feliz ante una situación que parecía llevar esperando toda su vida. Cual maestro de ceremonias, indicó a Raven que le siguiese, sin pensarlo dos veces Raven comenzó a caminar, andaban en silencio, elegantemente entre un caos destructivo que lo devoraba todo. Raven notaba su corazón latir más y más fuerte, sus músculos ardían y sus ganas tornaban locura, mientras más se acercaban a la Estación Gris, mayores eran las ansias que le poseían.
Casi sin darse cuenta había llegado al andén. Frente a él, alguien conocido, Hardy Weinberg el jefe de la estación. El cual ni se percartó de la presencia de Raven, el viejo Hardy parecía bastante más preocupado por la visita del señor trajeado, su expresión era de absoluto pavor, el miedo le había paralizado y entre sollozos el pobre Hardy dijo:
-No..no puedes hacerlo maldito, la construimos para el bien, para la paz, tus intenciones son egoístas, nunca fuiste capaz de pensar en el bien común, lo sabes esta construcción... Arg!..
Antes de que Hardy Weinberg pudiese terminar la frase, el trajeado personaje se había acercado rápidamente y casi de forma simultánea le había hundido un puñal en el costado. Acto seguido sacó el cuchillo y limpió la hoja con su pañuelo rojo. Hardy calló de rodillas llevándose la mano a la zona herida. El misterioso señor trajeado le miraba desde arriba con el puñal aún en la mano. Su rostro no mostraba expresión alguna
A Raven le hervía la sangre que pasaba como ácido por sus arterias, su piel exhumaba vapor, la emoción le inundaba. El caos, el fuego y la muerte danzaban a su alrededor.
Maldito...maldito Demonio de Maxwell, no podrás destruir lo construido.. Dijo Hardy con la expresión pálida, ya casi sin vida.
Con total tranquilidad, el misterioso señor se ajustó el traje, volvió a colocar el pañuelo rojo en su sitio y se dirigió hacia el tren Yersinia. Pero justo al pasar junto a Hardy, paró en seco, y con su característico acento dijo: -La vida trae consigo la muerte y el amor el odio; y todo lo construido, las semillas de su destrucción...
Después subió al tren y ya desde la puerta del vagón, volvió a hablar. -Raven, tengo una oferta que no podrás rechazar, si quieres escucharla sube, pero has de saber que si subes, lo harás renunciando a tu nombre y a tus miedos.
Raven no dudó e impulsivamente subió a bordo del tren, dentro aquel señor le esperaba ya sentado y sonriente mientras encendía un puro... -Willkommen, Sechs. Dijo con una una leve sonrisa tras soltar una bocanada de humo.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Heartless


Me siento bastante más ligero. Tal como pensé, me sobraba el corazón.

Genial e inolvidable el momento de su destrucción. Cómo todo gran villano han hecho falta que se unan varias personas para conseguirlo.

Me han quitado un peso de encima. sin casi miedo, sin casi corazón, y a 8 días de que termine mi año financiero. Genial

Si hay algo que me guste...es resucitar

willkommen sechs

domingo, 7 de noviembre de 2010

Me encantan las cuentas atrás



No hago lo que hace todo el mundo, porque no soy todo el mundo, soy único.
-Anónimo

Si hay algo que odie hoy; es la humildad.
Si hay algo que odie, es el conformismo.
Si hay algo que odie, es el miedo
Si hay algo que odie, es la hipocresía
Si hay algo que odie, es que la confundan con cortesía. Pues sólo un hipócrita la confunde.

Si hay algo que odie: es la mentira, en especial en su variante, "el autoengaño"

Ni los humildes son buenos.
Ni los conformistas felices
Ni los cobardes viven más
Ni los hipócritas son mejores jugadores
La cortesía mal entendida es hipocresía a los ojos del falso

Más aún odio la indecisión
Más aún odio la impotencia
Más aún odio el arrepentimiento por lo que no se hizo.
A los que hablan sin saber, a los que opinan con seguridad sin conocer.

Pero ser único no implica lo que todos querríamos, ya decía Tyler, ya decía Jack:

"No eres un bonito y único copo de nieve, eres la misma materia orgánica en descomposición que todo lo demás, todos somos parte del mismo montón de estiércol..."
-Tyler.

En toda su dimensión la palabra "único" tiene mucho gris, mucho marrón. Y es esa decadencia que te abraza que te tienta, y es por odiar ese final establecido por "todos" la razón de que te revuelvas como un niño al que le van a poner su primera vacuna.

Es esa decadencia a la que te has acostumbrado, como el cerdo a la mierda. Cómo el perro a las palizas, como el pez a la pecera. Es esa costumbre que muta a conformismo, ese conformismo que hace metástasis a autoengaño. Es la enfermedad terminal que te acompañará toda tu vida, hasta que finalmente pierdas la guerra contra la entropía.

Guerra que todos perderemos. Aunque en el eterno retorno de todas las cosas, quiérase que antes de esa derrota final, mis batallas sean de orgullo. Que no tenga que avergonzarme de mis victorias y ponerme la máscara de la humildad. Que no me conforme con el empate, ni me asuste de la derrota, que no os mienta, que sea como ahora; que sin filtros escribo lo que siento.

No dudes, claro que hay vida después de la muerte. Acaso...¿nunca has oído hablar del ciclo del carbono?

viernes, 5 de noviembre de 2010

Carta Roja, para "A"





Hay un momento en el que las cosas no pueden volver atrás, un momento en el que ya ni siquiera tiene sentido frenar.

En el que te levantas auto-convenciendote que no te importa tanto, que no es nada del otro mundo, que cualquier alma anónima de la calle puede ser un punto y seguido... En ese punto te dice tu orgullo que mejor que no aparezca, que te rodean cuerpos por doquier, cuerpos que te buscan sin saberlo... Pero es mentira, todo es mentira. Claro que te importa, tanto que es su bici la primera que buscas al llegar. Claro que te importa, tanto que podrías renunciar a casi cualquier otra cosa por hacerla sonreír en un mal día, claro que te importa...

"La he cagado", piensas. Pero sabes que esta reacción en cadena comenzó hace mucho, quizás con unas mariposas... Quizás con música.. Pero está claro que todo esto llegaría, no lo sabía conscientemente, cierto es, pero si había algo dentro de mi que me lo decía a gritos.

En el teatro de operaciones, tendría que tomar un par de decisiones, básicas cuasi métricas. Decisiones consenso dentro de lo que viene a ser la psicología y la etología humana de las relaciones. Decisiones sin embargo que van en contra de mis principios, principios que no rompo ni siquiera en estos casos. Por ello no me veo jugando a partir de este nivel en el cual mis entrañas están esquizofrénicas de sensaciones. Es en este punto en el cual todo puede irse muy a la mierda, en cualquiera de sus dimensiones, en este punto en el que no me atrevo ni a pestañear por temor a la catástrofe. Pero esta situación de sentimientos isométricos, estáticos entre comillas, está destrozándome el alma, como cuando aguantas algo que pesa muy poco durante demasiado tiempo hasta que te tiembla todo el cuerpo.

Es un punto en el que no soy capaz de ver más allá de nada, ni siquiera de la más simple de las decisiones. Donde el vértigo lo inunda todo, vértigo que en parte es el que ha hecho que termines dentro de mis pensamientos, el no saber el no conocer, la curiosidad...mi punto débil, fuente de disgustos y alegrías por igual. Voy a tardar bastante en pensar todo esto y en entender, en razonar... por ello lo escribo, para tratar de entenderlo yo mismo, y de camino para forzar sensaciones a palabras.

Sinceramente, tengo una adicción.
Ando también obsesionado con una palabra y una letra.
Ablo sin ache, pués vuelvo a la infancia
Abrazo las vueltas que vuelan
Alzo la vista por si vuelve,
alcanzo la vuelta, y os veo
asociamos inercia en cada vuelta
Vuelve la letra, la primera del silabario, la primera del abecedario.
Son vueltas de tuerca, son muy a mi pesar pesimista futuros "lo siento"
Vuelven hoy inseguridades- Actúa como siempre mi instinto, dar sin esperar nada de vuelta.

Y me dices "Pues vuelve" Y vuelvo, pero me siento tan tan tan torpe...Como un niño que apenas empieza a andar, busco tu mano inconscientemente, no vaya a ser que termine volviendo a caer ahora que me siento tan alto. Pero a veces no me doy cuenta que quizás de tu mano venga la catástrofe, es más ni tan siquiera se cuál es tu intención. ¿Evitar la catástrofe?, ¿o evitar que me vuelva a caer?

Ni siquiera se si leerás esta carta virtual, ni siquiera se que voy a hacer dentro de una hora. El oráculo de matrix podía ver el futuro. Pero ni tan siquiera ella, con su poder, podía ver más allá de una decisión que no había tomado. Y claro, ¿a quién no le asusta el precipicio que se ve desde aquí?, más aún si no podemos ni imaginar las consecuencias de las decisiones.


Mientras tanto," Vi veri universum vivus vici " ( "Por el poder de la verdad, mientras viva, habré conquistado el universo" ) Ser sincero; sincero conmigo y sincero contigo. Sea para bien o para mal.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Una flor de Kawasaki

No consigo traducir a palabras lo que me pasa por la cabeza, ni lo que mis químicos provocan por mis entrañas. No se qué tengo que hacer, no consigo desentrañar el "Nihil est sine ratione" de la situación, me siento perdido e irónicamente siento que la salida está a centímetros de mi. ignoro al miedo que me grita que las cosas se me han ido de las manos, intento no parecer asustado. Pero admito que no se hacia donde caminar, intento pensar o hacer letras de mi confusión, pero me veo incapaz de desliar el lío... No consigo tomar perspectiva de la situación, ni verla con frialdad científica... hace tiempo que dejé de escuchar a mis consejeros racionales del neocortex. Ojalá yo también fuese capaz de decir tanto con algo tan pequeño. Ojalá supiese que coño es lo que debo hacer...




lunes, 1 de noviembre de 2010

Georgia (8/4) - (3/4)

Georgia casi siete.



La construcción es dispar el cielo es parte del decorado lo nombro es el recurso, es sueño y realidad a medias. Así siento que desciendo, ya no es un silencio ensordecedor se empiezan a difuminar las barreras de la nada. Ya no es una prisión de insensibilidad, caigo lentamente las sustancias abandonan mi cerebro el miedo desprevenido no puede volver a tiempo, queda el vehículo sin conductor queda el cuerpo sin patrón.


Así entre dos momentos, entre dos mundos, el de la inconsciencia química y el de la inconsciencia del miedo. Puedo ver por un instante el cielo. El horizonte, y os veo en él, recuerdo por unos instantes todo lo que fue y algo o parte de lo que es. Como Trinity en su último vuelo sobre 01. Como Kamina en su ultimo aliento contra el Rey Espiral... Es breve, pero lleno de paz.


Ahora veo, es un país es una ciudad, es luminosa pero no es cálida, es antigua pero a la par innovadora, es un sueño lejano, un Valinor de cuento. En la dicotomía de la caída lo que describo en voz alta, lo que siento para que otros vean por mis palabras lo que mis ojos y mis sentidos beben.
El salto, el despegue fue tremendo, la estasis ulterior... como un mar en calma, un universo infinito y claustrofóbico. Pero la caída es el momento, es la sensación. Durante estos instantes mi mente está más clara que nunca, libre de miedos, a una altura suficiente para permitirme la perspectiva de un Dios. Es como una avioneta que en caída libre trata de encender el motor, una paz fantasmal de libertad y frescor.


¿Qué veo? Veo La ciudad negra, me tiene atrapado con cadenas oscuras que se clavan en mi mente, al otro lado tras las nubes de tormenta tras el viejo y moribundo atardecer está esa ciudad, ese país que es mi sueño y realidad de otro tiempo, imperial y aristócrata una nórdica fortaleza. Veo que no sólo yo estoy atado a la ciudad negra, es un tiovivo de cadenas de mentes que giran cuales planetas atados al sol por fuerzas gravitatorias. La inercia es el miedo, miedo centrípeto miedo centrífugo, miedos falsos, fuerzas que ni existen, pero que nos son muy reales.


Las nubes se acercan, el cielo me escupe hacia la tierra, pronto no veré el horizonte... Encontrarme con mi yo del otro lado fue una suerte, las lentes desvían los rayos, la superficie del agua actúa cual lente, distorsionando la sensación, al igual que el cielo, al igual que nuestros ojos. Pero ahora que todos mis pensamientos fluyen libres no hay cambio de medios no hay dispersión ni refracción ni reflexión, está claro; Tengo que entrar a la ciudad negra, a su interior llegar para romper estas cadenas. Espero recordar todo al llegar al suelo, que el valor no me abandone cuando vuelva el miedo. Ni el frío ni la soledad ni la desesperanza, tengo que continuar, así que... hola suelo !