sábado, 8 de junio de 2013

El Principe (Anotada por Napoleón Bonaparte) -Nicolás Maquiavelo. (Crítica)


La verdad es que tenía muchas ganas de leer este libro, la simple existencia de la expresión "maquiavélico" como sinónimo de astucia y a veces incluso crueldad hacía que quisiera leer y aprender de dicho libro.

maquiavélico, ca.
1. adj. Perteneciente o relativo al maquiavelismo.
2. adj. Que sigue las doctrinas del maquiavelismo.
3. adj. Que actúa con astucia y doblez.

Pero no, no hay astucia alguna en el libro, más bien encontramos una serie de pensamientos de lo más lógicos del tipo "si cabreas a la población no te va a apoyar si otro país te ataca". O cosas como: " En los mercenarios no se puede confiar"...
Conclusiones lógicas, casi infantiles para cualquiera que sepa un mínimo de historia. Además están presentadas de una forma que me recuerda mucho a el "Arte de la guerra" de Sun Tzu. 

Me ha costado muchísimo acabar con el libro, no sólo por lo aburrido y predecible, sino por la actitud chovinista y los modos aduladores de Maquiavelo a quien dedica el libro, rozando el fanatismo bieberiano.  Pero hay algo más, hay algo que confieso ha estropeado el libro hasta unos niveles que sobrepasan mi capacidad de tolerar y soportar. Los comentarios del supuesto "Napoleón Bonaparte", digo supuesto, pues ni los traductores parecen creerse que esos comentarios pertenezcan al propio Napoleón.   Comentarios horribles, que rozan la locura para luego bucear en ella y sacar magma de las placas tectónicas bajo los mares abisales de esta.  Para mi está claro que el tipo de comentarios que aparecen en gran número al final de cada hoja no pueden pertenecer a Napoleon, ni a nadie serio... Parece bastante lógico pensar que se trata de una  forma de desprestigio y guerra de la información, ya que se supone que el libro con las anotaciones del supuesto Napoleón fue encontrado en un carruaje tras la batalla de Waterloo.   Os ahorro quotes a ellos, ya que yo mismo a veces fui incapaz de leerlos enteros.

Sobra decir que para mi este libro no es recomendable, quizás en su tiempo las cosas que decía fueran astutas y peligrosas, pero hoy día son bastante sosas. Porno medieval, por decirlo de otra forma.


Para ahorraros perder el tiempo os dejo una selección de quotes que he apuntado mientras leía el libro.

"Si alguien arguyera que Luis XII cedió la Romaña al Papa y el reino de Nápoles al monarca español, para evitar una guerra, contestaría con las razones ya apuntadas, conviene saber: que no debemos dejar nacer un desorden para evitar una guerra, pues acabamos no evitándola y sólo la diferimos, lo que redunda a la postre en perjuicio nuestro."
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"...el que ayuda a otro a hacerse poderoso provoca su propia ruina."
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"Nótese bien que no hay cosa más ardua de manejar, ni que se lleve a cabo con más peligro, ni cuyo acierto sea más dudoso que obrar como jefe, para dictar estatutos nuevos, pues tienes por enemigos activísimos a cuantos sacaron provecho de los estatutos antiguos, y aún los que pueden sacarlo de los recién establecidos, suelen defenderlos con tibieza suma, tibieza que dimana en gran parte de la escasa confianza que los hombres ponen en las innovaciones, por buenas que parezcan, hasta que no hayan pasado por el tamiz de la experiencia sólida."
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"Ahora bien: he dicho que el que no preparó los fundamentos de su soberanía antes de ser príncipe podría hacerlo después, poseyendo un talento superior, aunque esos fundamentos no pueden formarse, en tal caso, más que con muchos disgustos para el arquitecto y con muchos peligros para el edificio"
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"No miro jamás como un triunfo real el que se logra con las armas de otros"
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"La razón y la experiencia nos enseñan que el hombre que se halla armado no obedece con gusto al que está desarmado, y que el amo desarmado no se encuentra seguro entre sirvientes armados"
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.
"...Pero, en tal caso, ha de procurar, ante todo, no incautarse de los bienes de la víctima, porque los hombres olvidan más pronto la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio. Si sus inclinaciones llevasen a raptar la propiedad del prójimo, le sobrarían ocasiones para ello, pues el que comienza viviendo de rapiñas, encontrará siempre pretextos para apoderarse de lo que no es suyo..."
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.

"...Como en épocas de paz no habían imaginado nunca que pudieran cambiar las cosas, porque es un defecto común a todos los hombres, no inquietarse de las borrascas mientras disfrutan de bonanza, sucedió que al llegar los tiempos adversos no pensaron más que en huir, en vez de defenderse." 
El Príncipe. Nicolas Maquiavelo.


26 comentarios:

  1. Me lo apuntaré en mi lista de libros, tiene muy buena pinta! Yo ahora estoy leyendo Almas Muertas de Nikolai Gogol, muy interesante si te gustan los rusos (aunque este es ucraniano y anterior a Tolstoi y compañía). Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente las notas podrían considerarse obvias pero la idea es para tenerlas en cuenta en el momento preciso. Si aquellas hubieran servido para un momento de urgencia por ejemplo para una arenga antes del fragor de una importante batalla, las cosas obvias son atendibles y entendibles por todos.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso ver el efecto que ha causado esa obra a alguien que se formo en una época en que "las libertades" permiten actuar "a criterio propio" al grado que un político no requiere probar su solvencia moral (Aunque sea en teoría); Donde al contrario se populariza un libro como El ¿arte? de la guerra que n es un mal libro pero en otra época te era mas necesario tener virtudes que habilidad en la guerra. Lo que hoy te parece lógico antes no lo era tanto por que antes estaban los valores.
    Un ejemplo que solo contempla parte del sentido del "retazo" que has "desgranado":
    "...el que ayuda a otro a hacerse poderoso provoca su propia ruina."
    Cuando se apreciaba el agradecimiento, la lealtad , y otros valores hoy olvidados o transformados a fuerza de connotaciones "a modo". No se concebía que alguien hiciera daño a quién le ayudó .
    Felicidades por "urgar" en todo tipo e literatura ojalá encuentres más de lo que buscas.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso ver el efecto que ha causado esa obra a alguien que se formo en una época en que "las libertades" permiten actuar "a criterio propio" al grado que un político no requiere probar su solvencia moral (Aunque sea en teoría); Donde al contrario se populariza un libro como El ¿arte? de la guerra que n es un mal libro pero en otra época te era mas necesario tener virtudes que habilidad en la guerra. Lo que hoy te parece lógico antes no lo era tanto por que antes estaban los valores.
    Un ejemplo que solo contempla parte del sentido del "retazo" que has "desgranado":
    "...el que ayuda a otro a hacerse poderoso provoca su propia ruina."
    Cuando se apreciaba el agradecimiento, la lealtad , y otros valores hoy olvidados o transformados a fuerza de connotaciones "a modo". No se concebía que alguien hiciera daño a quién le ayudó .
    Felicidades por "urgar" en todo tipo e literatura ojalá encuentres más de lo que buscas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente es una crítica personal con la que no se tiene porque estar de acuerdo. Esas lealtad de la que hablas yo no la recuerdo en el libro, más bien recuerdo más de una traición si no preparabas bien tu espalda. De todas formas, es un poco como dices problema de la época y la mentalidad de quien lee. También me leí el arte de la guerra y el bushido, y aunque me gustaron un poco más no es que me pareciesen merecedores de la fama que tienen.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  5. Eres un burro con ojos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tener ojos y una fuerte tracción motora

      Eliminar
  6. Vd. no ve más allá de sus narices, y por eso le resultan groseras las fuentes. Dedíquese a leer novelas históricas tan al uso de hoy, que seguro le llenarán más. Ah, y esas las comente, pero no mancille con sus miopes críticas lo que es una verdadera joya del Renacimiento. Más: vd. tampoco conoce a Napoleón, al verdadero Napoleón, usted conoce al de las películas de Hollywood. Por favor, no salga de su entorno salvo que madure. (Conste que no soy el anónimo de "burro con ojos", pero está diciendo lo mismo que yo, sólo que con menos palabras y, quizá, con mayor crudeza).
    ¡Qué fuerte! (esto es lo malo de internet, esperemos que la gente vaya aprendiendo a distinguir).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece perfecto que tan mal vea Vm mi crítica. De gustos está el mundo lleno, eso si. Por más que madure, caiga del árbol, me pudra y me coman los gusanos... no veré en esta obra más de lo que ya dije. ¡Un cordial saludo!

      Eliminar
    2. soy otro anonimo... haha
      Muy bien chaval!

      Eliminar
  7. No estoy de acuerdo con tu crítica y las citas ("quotes") que pones no son para ahorrarnos tiempo extractando la esencia del libro, si no una lista con obviedades que has buscado para justificar tu opinión.

    Para reflejar la realidad del libro tendrías que haber seleccionado las citas "sabrosas", como por ejemplo la siguiente:

    "Cuando resulte indispensable, derrama sangre de forma justificada, pero no te apoderes de sus bienes, porque los hombres OLVIDAN antes la muerte de un padre, que la pérdida de una herencia."

    A mí eso no me pareció una obviedad y me abrió los ojos a la naturaleza humana.

    Te aconsejo que vuelvas a leer el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdone vm pero esa cita está incluida, obviamente se tratará de una traducción distinta o quizás es que ha redactado de memoria. En cualquier caso el libro lo tengo leído y analizado. Le repito la cita, pero puede verla arriba (quizás no ha leído mi crítica con suficiente detenimiento)

      "...Pero, en tal caso, ha de procurar, ante todo, no incautarse de los bienes de la víctima, porque los hombres olvidan más pronto la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio. Si sus inclinaciones llevasen a raptar la propiedad del prójimo, le sobrarían ocasiones para ello, pues el que comienza viviendo de rapiñas, encontrará siempre pretextos para apoderarse de lo que no es suyo..."

      Eliminar
  8. Yo acabo de leer este libro (también supuestamente comentado por Bonaparte) y no me sorprendería que realmente fueran de Napoleón, de hecho no me imaginaría una clase distinta de comentarios. No obstante, si que me parece dudosa la fuente. Me sorprende que incluyeran algo así sin tener algo de respaldo, aunque yo al menos no logro encontrar ninguna fuente que lo confirme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además fue "casualmente" encontrado después de que huyese y por gente que tanto le odiaba... huele desde lejos a jugada de desprestigio enemiga.

      Eliminar
  9. Seré otro más que está en desacuerdo con tu crítica.

    Considero bastante irresponsable que publiques una crítica tan mal sustentada. Igual, es común que en esta era cibernética, todo el mundo se considere capacitado para ejercer crítica. Esto ha dado como resultado que en la red estén montados un montón de textos estériles producidos por pseudointelectuales.

    Además, comparar esta obra con "El Arte de la Guerra" -sin intenciones de demeritarla- hace pensar que, seguramente, no lees más que esos "1001 libros que hay que leer antes de morir".

    Me parece erróneo que reduzcas esta obra a un conglomerado de citas. Quizás se deba a que no hayas logrado comprender la vigencia que mantiene "El Príncipe", a pesar de haber sido escrita hace poco más de quinientos años.

    Por otra parte, el tono adulador del libro se debió a que, para ese entonces, Maquiavelo se encontraba en serios aprietos económicos, siendo este libro escrito con la intención de recibir a cambio los favores de Lorenzo de Médicis, a pesar de contradecirse con el capítulo XXIII: “El Príncipe y los Aduladores”. De hecho, ya en la introducción queda aclarado: "Reciba, pues, Vuestra Magnificencia este obsequio con el ánimo con que yo os lo envío [...] Y cuando alguna vez Vuestra Magnificencia vuelva sus ojos a estos lugares bajos y humildes, conocerá cuán sin merecerlo sufro la dura y continua maldad de la suerte". Lamentablemente para él, ni siquiera alcanzó a ver la primera edición de su libro.

    "El Príncipe" es una genialidad de la literatura política, a pesar de no ser propiamente un tratado filosófico. Maquiavelo, de hecho, no inventa nada, no da cuenta de novedades: solo nos transmite reflexiones sacadas de eventos históricos que, para ese entonces, muchos interesados (como Médicis) seguro desconocían.

    Sin embargo, te aplaudo por aclarar que se trata de tu consideración personal: aunque eso no te de licencia para ejercer crítica.

    Advertencia: quien no haya leído "El Príncipe" y, por desgracia, haya caído en este blog: ignórelo. Lea la obra: no tiene desperdicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Igual, es común que en esta era cibernética, todo el mundo se considere capacitado para ejercer crítica."

      Dígame VM dónde se consigue la licencia para "criticar un libro"... A ver si va a pararme la policía del buen gusto sin los papeles en regla...

      Eliminar
    2. La licencia se consigue haciendose un nombre entre los pensadores, y eso lo da el trabajo y el paso del tiempo, y no la rapidez e inmediatez de internet. Y tú quien eres? ¿Raven?

      Eliminar
    3. ¿El creador, administrador y autor de este blog?

      Eliminar
  10. Estimados, quiero agradecerle a todos y cada uno de ustedes, la forma en que enriquecen mi pensamiento, aun estando diametralmente opuesto al continente y contenido de algunas apreciaciones, que no guardan "el modo o estilo" de personas civilizadas. Me animo a este comentario por pertenecer a una sociedad atravesada por la violencia de todo tipo... siempre se comienza por verbalizar, para luego pasar a los hechos. El siglo XX está plagado de ejemplos.

    Maquiavelo llama mi atención por la forma descarnada, simple e ingenua de plasmar sus ideas en un manuscrito, que convengamos lo realizó entre 1518-1520 aproximadamente. Años en los que vivió una época de profundas transformaciones que lograron invertir la VISIÓN del mundo dominante que tenían hasta entonces. En 1492 el descubrimiento del Nuevo Mundo, la teoría de que la Tierra dejaba de ser el centro del Universo, la Reforma Religiosa de 1517 de Lutero, la Contrarreforma católica y la ofensiva de las guerras religiosas, el caos de los Estados Italianos que estaban enfrascados en pequeñas guerras de rapiña que ponían en peligro la estabilidad.
    Siendo consciente de estas transformaciones que estaban alterando la escena "del Mundo-su Mundo", advirtió la necesidad de adecuar las instituciones y las reglas de la vida política del momento a este nuevo escenario. Podrían comprenderlo "Los Príncipes" del momento HISTÓRICO con las manos manchadas de sangre, detrás del objetivo único y final: EL PODER.... EJERCERLO!!!!
    No tenían tiempo suficiente para esta actividad intelectual... solo menester de algunos pensadores, aquellos elegidos por los poderosos, pues de la TEORÍA POLÍTICA siempre se justifica el ACCIONAR desmedido en contra de las minorías. El Príncipe no tiene que rendir cuenta de sus actos, aunque éstos puedan parecer maléficos o arbitrarios... CLARO (Siempre que sea para conservar las estructuras y la solidez de la República)... Para conservarla se necesita un combo binario: LEYES Y ARMAS; las primeras sostienen la base de la República, la segunda sostienen a las primeras. Nota: "las armas no deben ser de mercenarios", hoy contigo, mañana en tu contra.

    Por lo que se ve, la realización de lo universal lleva como inseparable el interés particular de la pasión, pues de lo particular y determinado y de la negación de ello resulta lo universal. Es lo particular lo que se halla empeñado en la lucha y lo que, en parte, queda destruido. No es la Idea general la que se entrega a la lucha y oposición y se expone al peligro; ella se mantiene en la retaguardia, puesta a salvo e incólume. Debe llamarse astucia de la razón al hecho de que ella haga actuar en lugar suyo a las pasiones. Lo particular es, casi siempre, demasiado pequeño frente a lo universal; es así como los individuos quedan sacrificados y abandonados. La Idea paga el tributo de la existencia y de la caducidad no por sí misma, sino mediante las pasiones de los sujetos.
    HEGEL.

    MAQUIAVELO paga el tributo de su PASION= SALVAR FLORENCIA de la CORRUPCION.
    Su grave error, ponerse en manos de los BASTARDOS que tenían el poder.

    ResponderEliminar
  11. Desde que quisiste leer el libro partiendo de la admiración del término "Maquiavélico" en el oscurantismo que rodea la palabra hoy en día, cometiste un error. Aquel que no haya leído el libro, léalo. Vale la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es posible...mire usted, una lástima que ese sea el único término que ha trascendido a nuestros días.

      Eliminar
  12. Maquiavelo te maquiavilea.

    ResponderEliminar
  13. Creo que no has entendido nada, rebusca un poco en la historia de Maquiavelo y del momento para darte cuenta de lo que este libro significa. Tu comentario sobre el libro es igual al que el que llega a Atapuerca y dice: ¡Vaya mierda! Solo hay unos bisontes pintarrajeados. Las cosas hay que entenderlas bajo su contexto y en relación a la influencia que han tenido en todo lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco un crítico de dice dijo algo así como: "La Naranja mecánica ya no sorprende a nadie, ya no es transgresora y ultraviolenta" Quería decir algo así como que la función con la que se rodó se ha perdido, do you know what I mean?

      Eliminar
  14. Creo que no has entendido nada, rebusca un poco en la historia de Maquiavelo y del momento para darte cuenta de lo que este libro significa. Tu comentario sobre el libro es igual al que el que llega a Atapuerca y dice: ¡Vaya mierda! Solo hay unos bisontes pintarrajeados. Las cosas hay que entenderlas bajo su contexto y en relación a la influencia que han tenido en todo lo demás.

    ResponderEliminar
  15. Tiene usted toda la razonable verdad.yo compré el libro hace mas de un año, no he podido terminarlo por su insipiente calidad burda de lectura..

    ResponderEliminar