miércoles, 9 de noviembre de 2011

Soy lo que soy.

RedRaven. By Raptor


Si me obligan a quedarme con sólo 3 canciones:


Disfuncional caos que se lleva el viento imperecedero, fuente de lucidez aeterna lux que invoca a la bestia de todos los tiempos, mi cuerpo se llena de energía quiero correr sin ropa por el desfiladero del fin de los tiempos. Quiero que mi sangre sea magma que mis ojos sean estrellas, quiero recorrer los confines del cuento saltar de la piel del conejo. Quiero inundar la caverna y ahogar sus sombras, apagar sus fuegos. Que la vicisitud lucida de la lucia que nunca fue inducida a al ciclo lisogénico, lítico desdén... Libertad de horas puras, gerente deseo de miel e hiel.

El hielo repleto de bestias, el frecuente deseo incumplido, yo demonio fundo el pensamiento y libero al lucero, que es monstruo a la vez que beso, lo expulso en mis vientos y camina libre por los cielos, cubriendo todo de blanquecino negro, es a la vez lluvia y desierto.

¿Qué que hay dentro de mi cabeza preguntas?

-El infierno !

¿Qué dónde tengo los píes?

-En los cielos !

¿Qué a dónde pretendo llegar?

-A los confines del firmamento !

Dentro nada tiene sentido, mi maquinaria de traducción como en matrix trabaja todo el día para pasar caos a sueños, sueños a letra, letras a palabras... El google translator de mis sesos es eficaz herramienta de persuasión, más ineficaz a la hora de empezar la guerra de los imposibles, de la dicotomía inservible.

Yo he pasado por ahí, yo miré y besé a la muerte, yo dancé con la parca y le robé su suerte. Yo bajé y robé al barquero, incluso al mismo demonio le quité su mundo entero. Y ahora no hay viento que me calme, pues se que no espera nada al otro lado, pues se que mi vida es faro. Por mi mente anodina irreverente e insuficiente llegó el gesto atónito del memento mori, del ad inferus. Lenguas muertas, por las que nadie reza, lenguas muertas que no volverán a besar ni a perderse en tu entrepierna.

Y así sigue mi historia así escribe un hiperactivo si cierra los ojos y no mira sus manos perpetrar tal masacre a la lengua y la ortografía, pero qué le vamos a hacer, este hiperactivo que leéis es además ácrata, amoral y adicto a lo ilegal. No esperéis pues rimas asonantes ni belleza consonante. No esperéis afinados ritmos ni refinados gustos, este chico moja el queso en café. Este chico, puede beber hasta desfallecer. Este chico puede amar hasta con la muerte acabar. Este chico no cumple su cometido, este chico no pertenece a este siglo.

¿Qué esperáis pues de de él?

¿Qué os mire y os dé un porque?
¿Qué os diga dónde y con qué?
¿Qué camine y os lleve con él?

No
no
no.

Él no entiende de porqués, el no sabe dónde, ni mucho menos le importa con qué. Él a veces ni siquiera es él.

Así que más vale que huyáis u os quedéis, pero avisados estáis.
Hagáis lo que hagáis ya sabéis a lo que os arriesgáis, ya sabéis como es este chico sin bandera, sin título nobiliario, pero de sangre azul y universal patria.


TeXto de alta mar, escrito sin pensar, sin atender a leyes ortográficas ni de moral. TeXto sin revisar, texto anarquista y consumista en pocas palabras, teXto livre de una mente encadenada

2 comentarios:

  1. caos. Me gusta leer caos no hace falta entenderlo

    ResponderEliminar
  2. Entre tu caos y el mío, formamos un extraño orden..

    ResponderEliminar